lunes, julio 15, 2024
No menu items!
spot_img
InicioMilenniumEstaciones espaciales privadas: los futuros portales para el comercio y el turismo...

Estaciones espaciales privadas: los futuros portales para el comercio y el turismo en el espacio privado

El futuro de la investigación y el desarrollo espacial está ligado a la empresa privada, específicamente a las estaciones espaciales privadas. Ahora que los programas financiados por el gobierno han demostrado los conceptos básicos sobre cómo llegar y vivir/trabajar en el espacio, la NASA y las agencias de otros países continuarán entregando muchos aspectos del trabajo de la estación espacial a empresas privadas.

La Estación Espacial Internacional (ISS) quedará inutilizable a fines de esta década y, en ese momento, la NASA y otros países recurrirán al alquiler de espacio en estaciones orbitales terrestres de propiedad privada.

La NASA está cubriendo sus apuestas y otorgando subvenciones a varias empresas privadas con la esperanza de impulsar y acelerar su desarrollo de estaciones espaciales privadas. Sin duda, cualquiera de estas compañías se sentirá honrada de tener a la NASA como inquilino principal, pero están poniendo sus miras aún más altas, literalmente.

Ha comenzado el turismo de vuelos espaciales
Ya hemos roto la barrera público-privado con excursiones turísticas para vuelos orbitales a baja altura, breves o de varios días. Los rusos han estado poniendo a disposición su vehículo Soyuz para transportar a ciudadanos particulares a la ISS durante más de una década.

Ahora, además de transportar tripulaciones a la ISS para la NASA, SpaceX también está utilizando su equipo para proporcionar vuelos orbitales de varios días para ciudadanos particulares. A fines del año pasado, SpaceX recibió a cuatro turistas espaciales para una gira en órbita de tres días.

Espacio Destino Turístico
Axiom Space, una de las compañías respaldadas por la NASA, planea alquilar el vehículo SpaceX del equipo de Elon Musk para transportar a los clientes de la compañía a un crucero de vuelo orbital literal "alrededor del mundo" de ocho días a bordo de la ISS. Esto representa la segunda fase de la industria del turismo espacial: llevar turistas espaciales a módulos y estaciones en órbita. Ya estamos allí, por supuesto, pero estos programas están en su infancia.

Cuando la ISS deje de funcionar, veremos estaciones espaciales privadas que tomarán el relevo, tanto para el importante trabajo de la NASA como para las experiencias únicas de los turistas espaciales adinerados. Axiom tiene una ventaja en esta empresa, ya que planea adjuntar un módulo a la ISS durante varios años antes de separarlo para formar la base de su propia estación espacial privada.

Vacaciones orbitales
Con el tiempo, los turistas de la estación espacial no se contentarán con vivir ni siquiera por unos pocos días en un entorno similar a un laboratorio, del tipo que estamos acostumbrados a ver en los videos de la ISS.

Se actualizarán las estaciones espaciales privadas en órbita. No serán lujosos al principio, pero tendrán cápsulas para dormir ligeramente mejoradas y pequeñas áreas comunes para descansar en lugar de trabajar.

La NASA todavía tendrá sus laboratorios y cuartos de astronautas a bordo. Los turistas deberán permanecer en su propia área, aunque algunos querrán hacer algo más que mirar por la ventana durante días y se ofrecerán como voluntarios para participar en la investigación después de recibir capacitación en el terreno antes del despegue.

La próxima frontera
El próximo paso en la progresión del turismo espacial es ir más allá de la órbita terrestre y colocar instalaciones espaciales en otros lugares, en órbita alrededor de la luna de la Tierra o en la luna misma.
También veremos vacaciones espaciales y destinos de investigación en el espacio que no orbita planetas.

Apoyo al comercio espacial
Más adelante aún, los trabajadores espaciales para empresas comerciales se convertirán en otra categoría de astronautas ciudadanos privados. Estos trabajadores saltarán de una estación espacial privada a la siguiente a medida que los empresarios de estaciones espaciales coloquen instalaciones en puntos de referencia cada vez más distantes en el espacio. Las tareas como la extracción de asteroides serán realizadas por robots, por supuesto, pero en algunos casos, es posible que se necesite la intervención humana en el lugar de extracción para que las cosas sigan progresando. Estas estaciones espaciales privadas servirán como áreas de preparación, oficinas regionales y almacenes.
Carreteras espaciales
No es demasiado difícil imaginar que eventualmente, a lo largo de rutas bien establecidas hacia áreas comerciales en el espacio y hacia otros planetas, veremos el surgimiento de estructuras espaciales adicionales, que ya casi no son “estaciones” espaciales, con funciones específicas. Los vehículos que pasan se atracarán para reabastecerse, hacer entregas, hacer reparaciones, actualizar tripulaciones y pasajeros, y brindar casi la misma variedad de servicios que esperaría ver a lo largo de una carretera interestatal de EE. UU.

Incluso más adelante en el futuro, veremos vuelos programados desde la Tierra a las comunidades espaciales más grandes y luego entre esos lugares, similar a los arreglos familiares de centro y radio utilizados por las aerolíneas del mundo en la actualidad. A medida que escalamos estas operaciones, la recreación espacial y el turismo estarán abiertos a muchos más ciudadanos de la Tierra.

Estos vuelos serán aún más necesarios cuando las personas (originalmente trabajadores en esos puestos remotos) elijan permanecer en instalaciones espaciales indefinidamente, comprando o alquilando alojamiento, tal vez como destinos de jubilación.

¿El espacio seguirá siendo internacional?
En este momento, los EE. UU., China, India, Rusia, el Reino Unido, Japón, los Emiratos Árabes Unidos y tal vez algunas otras naciones tienen o podrían desarrollar la capacidad de impulsar el turismo o el comercio en el espacio.

Pero, ¿quién es dueño del espacio? ¿Veremos fronteras o reivindicaciones territoriales? En 1960, las Naciones Unidas determinaron que el espacio estaba verdaderamente abierto. Ningún país podría reclamar ninguna zona ni crear fronteras.

¿Se atendrán a eso las naciones de hoy y de mañana? Este principio de neutralidad podría probarse a medida que surjan estructuras en la Luna y Marte y que podamos llegar fácilmente a áreas del espacio con valiosos asteroides cargados de recursos. ¡También podemos encontrarnos con algunas entidades que vienen de otras partes del universo que discreparían sobre esa jurisdicción de la ONU!

Los pequeños pasos hasta ahora son una promesa emocionante de lo que está por venir
Con este tipo de imágenes futuristas en mente, es fácil ver que lo que sucedió en la última década y lo que sucederá en los próximos años son pasos importantes, pero aún son solo pasos de bebé.

Sin embargo, lo que debe suceder y sucederá es que, a medida que se realicen más y más vuelos espaciales turísticos en vehículos privados y más y más residentes privados pasen algunos días a la vez en la ISS y luego en las estaciones espaciales privadas, las personas y los inversionistas estarán convencido de que los viajes y la residencia futuristas y recreativos en el espacio ya no son ciencia ficción, sino una oportunidad personal y comercial legítima y futura. Los Supersónicos no parecerán tan descabellados como hace 60 años.

En 2022, veremos un aumento notable en esta dirección con más visitantes yendo al espacio y a la ISS, junto con avances en cómo construir e integrar estructuras en el espacio. Mientras no veamos catástrofes importantes (desafortunadamente, son casi inevitables y es importante que las mantengamos en perspectiva y aprendamos de ellas cuando sucedan), veremos una confianza creciente en la viabilidad de los viajes espaciales recreativos.

Dentro de diez años, incluso si no está listo para reservar una estadía en un hotel cerca de Marte, debe comprar un boleto para un viaje en órbita terrestre o hacer reservas para unas vacaciones únicas en la estación espacial. Ahí es donde verás los mejores espectáculos de la Tierra.


Por el futurista Thomas Frey

Autor de “Epifanía Z – 8 visiones radicales para transformar tu futuro”
RELATED ARTICLES
- Advertisment -spot_img
- Advertisment -spot_img
- Advertisment -spot_img
- Advertisment -spot_img
- Advertisment -spot_img
- Advertisment -spot_img
- Advertisment -spot_img
- Advertisment -spot_img
- Advertisment -spot_img
- Advertisment -spot_img
- Advertisment -spot_img
- Advertisment -spot_img
- Advertisment -
Google search engine

Most Popular

Recent Comments